Mucho más que los propósitos de año nuevo: Proyecto de vida

Estamos iniciando el año, y seguramente estás iniciando con nuevos retos en mente. Es la oportunidad para que logres cosas, que dejaste en pausa o nulificaste en el pasado.

Los inicios de año, son nuevos ciclos; y pareciera que éstos tienen una magia muy particular que eleva nuestro ánimo, nos producen mayor confianza, entusiasmo, nos motiva y es momento de proponernos un cambio y destruir todos aquellos malos hábitos en los que continuamente caemos, por ejemplo: emprender ese negocio, restaurar esa importante relación familiar, con el jefe, con los compañeros o iniciar la tan difícil actividad del ejercicio.

El problema es que para mediados de febrero la mayoría de nosotros claudica, desiste o peor aún nunca empieza a cumplir con dichas metas o propósitos. Para definir el por qué, podríamos entrar en temas de psicología, sociología, antropología, teorías del comportamiento humano, etc.

Pero yo me enfocaré en compartir contigo una herramienta muy eficiente, que durante mis 20 años como facilitador y coach, ha funcionado a múltiples líderes y colaboradores, es una técnica muy fácil y práctica que te ayudará para avanzar y no desistir en los temas más significativos del crecimiento y desarrollo de las personas: Proyecto de Vida.

En el Proyecto de Vida uno se plantea una intención o un plan, el cual uno desarrollará como dueño de su vida y de cómo uno desea vivirla. Estos proyectos son elaborados en un orden vital de prioridades, valores y expectativas. Además este le da un por qué y un para qué a la existencia humana. Con eso, le otorga sentido al presente, porque de alguna manera se vive del presente, pero sin perder de vista el futuro que se construye día a día, acción por acción.

Como menciona Stephen R. Covey cuando nos habla sobre el hábito 2, en su libro Los 7 hábitos de la Gente Altamente Efectiva; “Es de Suma importancia, comenzar con el fin en la mente,” es decir visualizar hacia el futuro,  echar un vistazo imaginario a la vida en un corto, mediano y largo plazo y decidir que se quiere ser, donde se quiere estar y como quiere uno que sea la vida en ese periodo determinado de tiempo. Cuando hayas llegado a conclusiones de lo que realmente deseas lograr o ser, entonces estás listo para elaborar tu proyecto por escrito, he aquí 7 fáciles pasos para realizar tu PV de forma escrita:

  1. Plasma en papel un objetivo (SMART) para cada área importante de la vida, sugiero que sea en 10 grandes áreas, a esto se le llama la Rueda de la Vida.
  2. Asigna a cada objetivo, el plazo de tiempo en el que te propones lograrlo.
  3. Asigna a cada objetivo, acciones concretas que ayuden a lograr ese objetivo (Se recomiendan 3 por objetivo).
  4. Anota en cada acción una fecha de cuando iniciaras a realizar esa acción y luego cuando te propones tenerla ya realizada, nota; algunas acciones se quedan instaladas y activas permanentemente mientras dure el proyecto.
  5. ¡Manos a la obra! Aplica tu plan, acción por acción.
  6. Dale seguimiento cada mes asignando un porcentaje de avance a cada acción totaliza por objetivo y luego asigna un porcentaje de avance a todo tu PV.
  7. Revisa las acciones que no has realizado y/o avanzado muy poco y analiza: ¿Por qué?, re-plantéala, cámbiala si es necesario y/o toma la firma decisión de ahora si realizarla.

 

El uso de la herramienta te dará claridad y luz sobre ti mismo y sobre qué áreas de tu vida descuidas más y por qué, te brinda la oportunidad de ir paso a paso pero de forma holística en el avance de tus más significativos objetivos, te ayuda a medir tus avances de forma objetiva y clara.

Este 2020 no te propongas buenos propósitos, mejor elabora un bien pensado en tu: Proyecto de Vida y comienza a vivir la efectividad y la satisfacción de ver avanzar tu vida hacia tus sueños y metas.

 

Feliz año 2020

Con aprecio Adolfo Bravo